Día de campo en Estancia La Candelaria (Lobos)

lacandelaria

Una linda manera de disfrutar el día rodeado de verde y animales mientras degustamos buena comida es pasar un día de campo. Hay infinidad de opciones en la provincia de Buenos Aires, pero una de ellas se destaca por su entorno tan especial. Estamos hablando de la Estancia La Candelaria, que tiene un castillo dentro de sus instalaciones.

Ubicada en Lobos, a unos 110 km de Capital Federal, la estancia data de 1890. Los terrenos fueron adquiridos en 1840 por Orestes Piñeiro que contrajo matrimonio con Candelaria del Mármol. De ahí el nombre del predio.

Siempre quisimos conocer el castillo, de hecho es posible alojarse en él. También hay bungalows, habitaciones coloniales y la suite del molino. Pero los precios se nos hacen inalcanzables (incluyen también desayuno, merienda y cena). Por eso la opción del día de campo resulta más realizable.

La jornada comienza a las 11 hs. Según el día hay distintas actividades. En nuestro caso fuimos un sábado y nos recibieron con unas deliciosas empanadas fritas con bebida. Luego hubo una clase sobre la preparación de empanadas y a las 12:30 se brinda una charla en el castillo para conocer su historia. En la misma podemos recorrer la planta baja solamente ya que en el primer piso se alojan los huéspedes.

Desde las 13hs se sirve el almuerzo que consiste en una parrillada abundante y variada. Incluye una bebida sin alcohol por persona, papas fritas, ensalada y postre. Como sobremesa podemos disfrutar de un show folclórico. Luego tenemos tiempo libre para disfrutar el predio que es enorme. En el momento que hacemos el check in recibimos un mapa para ubicarnos en él. Cuenta con canchas de fútbol, voley, tenis y polo. Hay juegos para chicos y una pileta.

Lamentablemente fuimos un día en que llovío durante la mañana y no pudimos usar la piscina. En el espacioso quincho donde se almuerza hay mesas de ping pong y pool, ideales para entretenerse un rato si llueve. También tenemos acceso a WiFi gratuito.

Se pueden contratar actividades con costo extra como cabalgatas o alquiler de bicicletas. Detrás del castillo hay un bosque con algunos senderos para adentrarse rodeados de árboles.

Ya por la tarde, a partir de las 16:30 es la hora de la merienda en el restaurante. Una infusión acompañada de budines, pastafrolas, pastelitos, alfajores de maicena y medialunas con jamón y queso. Muy completa realmente. El check out es a las 19 hs.

Al regreso a casa, el camino pasa por la entrada a Uribelarrea. Así que de yapa, paramos para aprovisionarnos de nuestros amados alfajores de la Pulpería de Uribe, que ya les contamos en este otro post.

En conclusión, pasamos una hermosa jornada en la Estancia La Candelaria disfrutando del campo y comiendo mucho. Nos quedará para otra ocasión ir un día con mejor clima para poder usar la pileta. Pueden ver aquí los precios y actividades.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*