El autocine de Lomas

autocine

Siempre me llamó la atención el autocine. Me parecía una idea divertida y me extrañaba que salvo por alguna función especial, no hubiera ninguno. Lo que nunca creí fue que iría a uno en plena pandemia y encima cerca de mi casa.

Cuando anunciaron la instalación del autocine fue una alegría saber que podríamos realizar una actividad recreativa después de tanto tiempo. Se ubica en el estacionamiento del Coto de Temperley.

Aguardábamos ansiosos que publiquen la cartelera y la forma de sacar las entradas. El sistema fue sencillo, se compra online indicando la función deseada junto con los datos del vehículo (marca y patente). También se aclara la cantidad de espectadores con nombre y apellido. Se cobra $1.200 por vehículo y la capacidad máxima en cada uno es la que tiene el auto normalmente.

Protocolo y medidas de prevención

Una vez hecha la compra nos llega al mail un código el cual nos solicitarán en la entrada. Teníamos todo listo, solo restaba esperar la fecha. Luego de tres semanas sin lluvias, el pronóstico no era alentador para nuestro día. Lamentablemente, el alerta por tormentas obligó a suspender todas las funciones del fin de semana. Rápidamente recibimos un mail con un código promocional para canjear nuestra entrada por cualquier otra función de las siguientes dos semanas.

De repente se presentó ante nosotros la posibilidad de ir a ver Volver al Futuro, mi película favorita de todos los tiempos. Ya la había visto en tele, video, en un avión y hasta en el cine cuando se reestrenó hace unos años… solo me faltaba en un autocine!

Unas pequeñas gotas sobre el parabrisas a la hora de la película

Otra vez el pronóstico no era el mejor pero afortunadamente solo hubo alguna pequeña llovizna, nada que impida disfrutar la experiencia.
Ingresamos al predio rápidamente, nos controlaron la temperatura e indicamos el código que recibimos por mail. Ya en la entrada nos brindaron un folleto con todas las opciones de comida. Hay varios foodtrucks para realizar el pedido vía WhatsApp y se puede abonar con Mercado Pago.

Precios razonables para comer

El sonido es a través del estéreo del auto sintonizando una estación de FM. También se puede escuchar por los parlantes del predio. Hicimos el pedido de comida, que nos trajeron rápidamente y con costos accesibles.

Llegaron los tacos y nachos

Con la panza llena disfrutamos una vez más Volver al Futuro. Mientras tanto en su silla Nico se puso un poco inquieto, se devoró una galletita en minutos y su vasito de agua lo entretuvo menos de lo normal.
Lo pasamos adelante con nosotros y se divirtió mucho con el volante. Es impensado ir al cine con un bebé, pero el autocine lo permite sin problemas.

Nico y su juguete de ese momento: una botella de Coca Cola

En caso que alguien necesite utilizar los baños lo que hay que hacer es poner balizas que un empleado se va a acercar para acompañarnos hasta el baño. La verdad que todas las personas con las que tratamos fueron muy amables y predispuestas. En un momento encendimos la luz interna del auto para agarrar a Nico y enseguida se acercaron por si necesitábamos algo.

autocine
Los relojes del Doc atrasados 25 minutos

Terminada la película hubo concierto de bocinazos y luces a modo de aplausos. La salida del predio fue ordenada y muy rápida. Disfrutamos de un paseo en familia después de mucho tiempo.

Las entradas anticipadas se consiguen en: https://www.entradauno.com/cines/autocinelomas
También se pueden comprar en el mismo predio en el momento, en caso de haber disponibilidad.

1 Trackback / Pingback

  1. Volver a una cafetería en tiempos de pandemia - Viajes Para Nico

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.