De la ansiedad por irse al miedo de no poder volver

Difícil poner en pocas palabras las sensaciones vividas en marzo de 2020. Planeamos durante meses un viaje, paso a paso todas las piezas iban encajando en el rompecabezas. Allá por septiembre de 2019 cuando Nico aun estaba cómodo en la panza, ya teníamos los pasajes del que sería su primer viaje internacional. Lo último que se nos pasó por la cabeza era que estaríamos preocupados por volver.

Habíamos encontrado un canje desde Cancún a Buenos Aires regalado por Smiles (cuando no), nos faltaba la ida. Recurrimos entonces a las millas de Aerolíneas Plus que habíamos ido atesorando durante años.
Sumamos con promos de tarjetas, YPF Serviclub, vuelos, compras de Garbarino, Booking, hasta por Pedidos Ya. Finalmente había llegado el momento de usarlas, vuelos de ida desde Ezeiza a Cancún.

Pasajes en mano llegó el momento de buscar alojamiento. Siempre fantaseábamos con la idea de ir a un all inclusive, pero al primer pantallazo salimos despavoridos, precios impagables. No me preocupé, ya llegaría el momento, la oferta justa y ahí estaríamos para aprovechar.
El momento llegó y en lo que consideramos una tarifa error sacamos cinco noches de all inclusive en Cancún a través de Almundo con 9 cuotas sin interés, el mismo lugar en Despegar estaba el cuádruple de precio.
También reservamos cinco noches en Playa del Carmen, un departamento a metros de la terminal de ómnibus y de la playa. Es una ciudad mucho más económica.

regreso

Luego el momento más maravilloso de nuestras vidas: llegó Nico, la inspiración de este blog. Siempre decíamos de hacer un blog, muchos amigos y familiares nos alentaban a hacerlo pero lo terminamos lanzando en el momento con menos tiempo de nuestras vidas: con un hijo.

Le hicimos el pasaporte (que llegó antes que su DNI) antes del mes de vida. Ya con eso procedí a incluirlo en nuestras reservas, no sin antes sortear algunos obstáculos como les conté en otro post.

Teníamos todo listo, solo quedaba esperar. Si bien Nico en su ADN tiene genes viajeros, quedaba la duda de como iba a reaccionar al avión. Tuvimos la prueba piloto con un viaje a Esquel que fue superada con creces (click acá para el reporte de vuelo).

Al llegar la fecha ya había muchos casos de Covid en Europa y Estados Unidos y el mismo día se dispuso la cancelación de los vuelos desde y hacia esos destinos pero a partir de la semana siguiente. En nuestro país había 30 casos en total y en México 26 de los cuales ninguno se había dado en Cancún.

¿Recuerdan la época en que la gente se amontonaba?

En ese momento, no había motivo para suspender el viaje. No era considerado un destino de riesgo (tampoco lo era Brasil en ese momento, por poner un ejemplo). Las aerolíneas obviamente no te reembolsaban nada ya que seguían operando normalmente. En Argentina no había cuarentena y las clases no se habían suspendido, nadie usaba barbijo. Viéndolo hoy, cuatro meses después con todo lo que pasó… sin duda la decisión hubiera sido otra.

Ya en destino, fueron solamente tres días de disfrute. Estábamos en Playa del Carmen cuando Aeroméxico nos anuncia que se cancela nuestro vuelo de regreso del día 24, pasándolo para el 25. Al día siguiente cancelan ese vuelo sin dar ninguna fecha de reprogramación: los vuelos de las aerolíneas extranjeras hacia Argentina quedaban suspendidos por un mes.

varado
¿Por qué en inglés, Aeroméxico? ¡Si los dos hablamos castellano!

Iban sucediendo las noticias: se suspenden las clases, cuatro días después se declara cuarentena obligatoria y a los pocos días anuncian el cierre de fronteras (nosotros ya habíamos regresado).

Tuvimos un momento de lucidez en el instante que quedó definitivamente cancelado nuestro regreso por Aeroméxico, de inmediato miramos los canjes de millas por Aerolíneas Argentinas para volver. Vimos disponibilidad para volver dos días antes de lo pensado y lo sacamos.
Nos íbamos a dormir pensando que hacer y al rato dijimos saquemos por las dudas. Fue la mejor decisión, a la mañana siguiente no había más.

En ningún momento estuvimos varados, nuestro vuelo siempre estuvo programado y no era de repatriación. Terminó siendo el último vuelo comercial. Al día siguiente de nuestro canje anunciaron que ese sería el último que haría Aerolíneas Argentinas de manera regular y que en adelante para volver solamente se programarían vuelos especiales de repatriación.

volver

Con este panorama nos quedaba pendiente aun la estadia en Cancún que se redujo de cinco noches a tres y media. Nos pasó lo de nunca en nuestros viajes: contabamos las horas para volver. Las noticias que llegaban dia a dia, en realidad minuto a minuto, iban empeorando a cada instante.
El viaje tan esperado se podía convertir en una pesadilla.

Quienes me conocen saben que soy de comer mucho, por momentos desenfrenadamente. Teniendo todo a disposición en un all inclusive apenas tenia apetito, a veces no quería ni almorzar de la angustia de pensar que nuestro regreso podía cancelarse. Miraba varias veces al día el estado de la reserva en la aplicación TripCase rogando que se mantenga en pie, entraba a la pagina de Ezeiza para corroborar que seguían despegando y aterrizando los aviones.

volver

El hotel estaba desierto, había más empleados que huéspedes. En México no había ninguna restricción ni cuarentena pero ya los viajes se estaban reduciendo. Recién el día anterior a nuestro regreso iban a cerrar los boliches y restaurantes.

Vamos a dejar para otro post el viaje de vuelta. Simplemente queríamos contar nuestra experiencia y las sensaciones vividas en esos días. No puedo ni imaginarme lo que habrán sentido quienes se quedaron varados por varios días, incluso meses.
Iremos escribiendo en lo sucesivo sobre la maravillosa Riviera Maya y su gran abanico de actividades para realizar.

2 comentarios

  1. Leer algo asi te deja un sabor agridulce pero con final feliz. Pudieron volver a tiempo y hoy lo pueden contar como una anecdota.
    pd: Decime si no te sentiste Indiana Jones cuando pasa por abajo de la compuerta y se le cierra justo, cuando viste que habia cupos de Ar PLus para volver..? abrazo!!!

3 Trackbacks / Pingbacks

  1. Como agregar a un bebé a una reserva de vuelo - Viajes Para Nico
  2. Volando en plena pandemia: de Cancún a Ezeiza - Viajes Para Nico
  3. 2021. ¿Otro año difícil para viajar? ¿Cuáles son tus expectativas? - Viajes Para Nico

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*