Rincón glotón: Cinnabon, un viaje de ida

Tres hallazgos glotones en un día, así se podrían titular los acontecimientos ocurridos el 6 de noviembre de 2017. Dos días atrás habíamos aterrizado en New York, y teníamos marcada esta fecha para cruzar el Río Hudson rumbo a New Jersey para ir de compras a Jersey Gardens. Ya de entrada tuvimos nuestro primer hallazgo glotón: un desayuno galáctico en IHOP (que contamos en este post).
Luego de un largo día de compras, “almorcenamos” a las 6 de la tarde en Johnny Rockets, una hamburguesería que seguramente tendrá su post.
Finalmente, no conforme con la panzadas que nos dimos durante el día, fuimos en busca del postre por lo que aquí aparece nuestro amado Cinnabon…

Para agilizar las compras, en el shopping nos dividimos y cada uno hacía la suya. Yo estaba más maravillado con todas las cadenas de comida que jamás había visto (y en algunos casos ni sentido nombrar) como Auntie Anne’s, Nathan’s, Popeyes, Jamba Juice o Dunkin’ Donuts y con las maquinas expendedoras de bebidas, donde entablé conversación con un amable costarricense gracias a tener puesto algo de Boca (acá lo cuento).

Fue así como en un momento divisé un local de Cinnabon y lo que más me llamó la atención fue el hermoso aroma que desprendía. Una fragancia a canela inigualable, que me llamaba cual canto de sirena. Tomé nota del lugar y pensé para mi: volveré.

cinnabon

Terminada la jornada, en la puerta del shopping parten los micros de regreso a New York. Son similares a los de larga distancia con bodega para guardar equipaje (los yankees piensan en todo). Mientras hacíamos la fila, dejé todos los bártulos y le dije a Dani: “vuelvo en un parpadeo”.
Al rato me traje una cajita mágica con el roll de canela más maravilloso que jamás había visto.

Pero… ¿qué es Cinnabon? Es una cadena estadounidense especializada en rolls de canela (que es una creación escandinava). El nombre es un juego de palabras con cinnamon que significa canela en inglés.
Para los que miran la serie Better Call Saul, es el lugar donde trabaja Saul que aparece en cada principio de temporada en blanco y negro.

En la fila para subir al micro, fiel a mi estilo depredador de alimentos, comí un pedacito para probarlo. En ese momento supe que acababa de subirme a un tren del cual jamás iba a bajarme.
Ya en el alojamiento nos encargamos de fagocitar el resto, obviamente acompañado con alguna Cherry Coke que teníamos allí.

Mi gusto por la canela hasta ese momento era normal, ya que por nuestro país no es habitual consumirla, o por lo menos en mi caso nunca fue un producto de uso común en mi familia. Luego de esto, soy un fan incondicional.
Igualmente, no es solo la canela particular traída de algún país asiático (vimos el programa sobre Cinnabon en Fast Food Manía donde lo cuentan). También es genial la droguita el frosting que le echan arriba.

Durante el resto de nuestro viaje por New York nos cruzamos con otro local en un sótano. Lo compartían con un Burger King asi que nos tomamos un café del Burger con un roll de canela de Cinnabon.
En nuestra estadía por Panamá, el hotel donde nos alojamos estaba anexado a un shopping gigantesco llamado Albrook Mall, el más grande de América Latina, que contaba con una tienda de Cinnabon. Obviamente fue al primer lugar que fuimos apenas dejamos nuestras cosas en la habitación.

Cuando visitamos Miami, aterrizamos temprano y debíamos hacer tiempo hasta que sea la hora de ingreso al alojamiento por lo que fuimos a un shopping que casualmente tenía un local de Cinnabon… ¿o fuimos a un local de Cinnabon que casualmente tenía un shopping?
Como sea, el orden de los factores no altera el producto y ahí estábamos una vez mas, lo primero que hacíamos en un destino era comer un roll de canela.
Compramos para consumir en el momento y un par de horas después, antes de irnos, nos llevamos un hermoso pack de 6 para desayunar los días siguientes en el alojamiento. Unos pocos segundos en el microondas y quedan como recién horneados.

cinnabon

El costo de cada roll es de aproximadamente U$S 5 (son enormes) pero comprando la caja de seis para llevar quedan mucho más baratos, a unos U$S 16. Tienen locales en más de 30 países incluidos muchos de América Central y casi toda Sudamérica a excepción de Uruguay, Brasil y… Argentina. Si, están en casi todos nuestros países vecinos pero acá los seguimos esperando…

1 Trackback / Pingback

  1. Reprogramando un vuelo con Latam - Viajes Para Nico

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*