Rincón glotón: Desayunar como corresponde en IHOP

A lo largo de estos años que pudimos viajar, fuimos conociendo lugares donde comer que se fueron haciendo favoritos e infaltables. Normalmente son alguna cadena que en Argentina no hay.
Nuestra historia con IHOP es particular, jamás habíamos oído hablar de ellos hasta que mi hermana (gran compinche en todo lo relacionado con la “ingesta” como le decimos) me lo mencionó al contarle de nuestro próximo viaje a New York. Lo curioso es que pese a haber estado en la Gran Manzana no alcanzó a visitar ninguna sucursal pero por publicaciones y referencias lo tenía agendado como un imperdible.


Me interesó especialmente una cosa: el nombre. IHOP es la sigla de International House of Pancakes. No puede fallar con ese nombre y de hecho, no lo hace.

Lo teníamos agendado para nuestra visita a Jersey Gardens, el shopping que está cruzando el Río Hudson, en New Jersey. Al entrar al shopping y ver el mapa del mismo, notamos que el IHOP estaba afuera del complejo, en la calle de enfrente. Llegamos alrededor de las 10 y nos esperaba un largo día de compras. Había que atravesar todo el estacionamiento (gigantesco, como en todo Estados Unidos) por lo que encontré resistencia en Dani para ir pero por suerte cedió y a día de hoy lo agradece jaja.

IHOP

El lugar tiene el estilo clásico estadounidense: con sus mesas y asientos estilo “diner” y los meseros dejando una jarra de café en cada mesa que reponen constantemente.
La carta es… mágica. Una lista interminable de opciones tanto saladas como dulces, la especialidad está en los desayuno. Pero también se puede almorzar o cenar ya que sirven hamburguesas, sandwiches o pollo preparado de varias formas, entre otras cosas.

ihop

Se destaca la abundancia de los platos, ese día para hacerle honor al nombre de la franquicia me pedí la torre de panqueques. Había infinidad de sabores y de acompañamientos, además de las salsas que están en cada mesa. Me trajeron cuatro panqueques con crema que fueron una bomba.
Mi compañera de viaje que va más por lo salado se pidió unos omelettes con panceta y queso que parecían canelones a punto de explotar del relleno. Vinieron dos, uno lo terminó la misma persona que minutos antes había acabado con esa torre de panqueques. Fue el desayuno que necesitábamos para caminar durante horas en el shopping.

Recién nos dio hambre de vuelta a las 6 de la tarde y fuimos por unas hamburguesas (en vacaciones se come a cualquier hora), habrá post en algún momento de ese lugar y por si todo esto fuera poco, hubo un postre para llevar de nuevo al alojamiento. Fue amor a primera vista con ese postre del que más temprano que tarde haremos post.

Desde ese momento, cada viaje internacional que concretábamos era buscar si había una sucursal de IHOP. Por suerte pudimos hacer dos visitas más: una en Miami y la otra recientemente en Playa del Carmen. El resultado fue el mismo de siempre: felicidad y panza llenísima.
Incluso en Panamá hay uno, teníamos en los planes visitarlo pero ese día se nos terminó haciendo tarde y quedó pendiente.

El que visitamos en Miami tiene una fantástica particularidad: está abierto las 24 horas. Sé que algún día voy a ir a la madrugada por un panqueque acompañado de una buena taza de café… y por supuesto que cuando eso ocurra, lo contaré por aquí.

3 Trackbacks / Pingbacks

  1. Rincón glotón: Cinnabon, un viaje de ida – Viajes Para Nico
  2. Rincón Glotón: Krispy Kreme - Viajes Para Nico
  3. Rincón Glotón: la gastronomía en Ushuaia - Viajes Para Nico

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*