La Biblioteca del Congreso de los EE.UU., la más grande del mundo

Durante nuestro viaje a Nueva York en 2017 nos hicimos una escapada a Washington D.C. Sólo íbamos a estar unas 8 o 9 horas, así que teníamos que administrar el tiempo lo mejor posible.

Originalmente teníamos entrada para la visita guiada al Capitolio, el Congreso de los EE.UU. ¿Cómo se reserva? Hay que ingresar a la página oficial y sacar un turno (háganlo con anticipación, se ocupan bastante rápido). Estábamos muy ilusionados de hacer esa visita hasta que una semana antes de viajar nos llegó un mail diciendo que la cancelaban por un evento. Si bien nos desanimó, ese tiempo terminamos utilizándolo para hacer más tranquilos otras actividades, entre ellas recorrer la Biblioteca del Capitolio, que se encuentra unida a él por un túnel (de hecho planeábamos, finalizada la visita guiada, cruzar el túnel hacia la Biblioteca).

Pero como no pudimos entrar desde el Capitolio lo hicimos por la entrada principal del edificio Thomas Jefferson ubicada sobre 1st Street.

¿Cómo llegamos a la Biblioteca? Caminando desde Union Station, la estación principal de Washington donde nos dejó el bus. Está muy cerca. Aquí en el Capitolio y la Biblioteca comienza el National Mall, una zona de monumentos que homenajean a los fundadores de EE.UU y a los caídos en las guerras y donde se encuentran varios museos como los del Smithsonian.

¿Qué tiene de particular la Biblioteca del Congreso de los EE.UU.? Que alberga la mayor colección del mundo. Redondea unos 164 millones de ítems entre libros (38 millones), filmaciones, fotografías, revistas, diarios, música y manuscritos. ¡Posee hasta dos Stradivarius! Las publicaciones no se encuentran a disposición del público, sino que se guardan en edificios anexos ocupando 1400 km cuadrados de estanterías. Impresionante, realmente.

El ingreso es gratuito. Hay que hacer control de seguridad, como en todos lados en EE.UU., y luego si, pasamos a disfrutarla.

Las columnas de estilo renacentista. La Biblioteca se encontraba en el Capitolio pero debió mudarse a metros a un edificio aparte, que se llama Thomas Jefferson porque se formó con su colección personal

Además de sus tesoros, contemplar esta espectacular construcción de 1897 con su estilo renacentista, ya vale la pena la visita. El edificio posee tres niveles. En el Great Hall del primer piso se encuentra uno de los grandes atractivos de la Biblioteca: uno de los cuatro ejemplares de la Biblia impresos por Gutenberg en el siglo XV.

Uno de los cuatro ejemplares de la Biblia de Gutenberg es patrimonio de la Biblioteca

La Biblioteca también cuida del borrador de la Declaración de la Independencia de los EE.UU. firmada en Philadelphia, que fue la capital del país antes que se decidiera su traslado a Washington.

La sala principal de lectura la vemos desde arriba a través de un vidrio y es realmente fabulosa.

La asombrosa sala de lectura semicircular. No se puede acceder, sólo se contempla desde arriba

Suele haber exposiciones, cuando fuimos nosotros había una sobre periódicos y propaganda en la Primera Guerra Mundial y otra de ilustraciones de juicios famosos.

Habremos estado alrededor de una hora y debimos partir. Es un tiempo suficiente para recorrerla. El día en Washington recién comenzaba y teníamos muchísimo para conocer.

1 Trackback / Pingback

  1. El Smithsonian Air and Space Museum en Washington D.C. – Viajes Para Nico

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*