Estadía en el histórico NH Gran Hotel Provincial de Mar del Plata

Mar del Plata es una ciudad a la que le tenemos un gran cariño. Veraneamos muchas veces allí ya que la familia de Ger posee una casa en el barrio de San Patricio. Pero siempre fanteaseamos con alguna vez hospedarnos en el emblemático Hotel Provincial, hoy denominado NH Gran Hotel Provincial debido a que está concesionado a la reconocida cadena española. Y por suerte en el fin de semana largo de noviembre de 2018 se nos dio.

El complejo diseñado por Alejandro Bustillo también incluye al Teatro Provincial, al Casino Central y al NH Hotel Casino

Llegamos a Mardel en avión y desde el aeropuerto Ástor Piazzolla nos dirigimos en colectivo al hotel, el cual contratamos por Despegar porque nos ofrecía cuotas sin interés a diferencia de la página oficial. Además le aplicamos un código de descuento (por cierto, ¡como se extrañan!). En ese entonces conseguimos un precio rebajado y no lo dudamos.

Ese finde se desarrollaba el Festival de Cine de Mardel

El NH Gran Hotel Provincial es un ícono de Mar del Plata y de una época dorada de la arquitectura en el país cuyo gran referente fue Alejandro Bustillo, arquitecto del complejo. Fue quien también diseñó el emblemático hotel Llao Llao en Bariloche entre tantos edificios increíbles. Hospedarse en el Provincial es vivir parte de la historia grande de la ciudad, viajando en el tiempo a través de sus instalaciones a la época en que Mar del Plata comenzó de a poco a llenarse de trabajadores dejando de ser un reducto de la aristocracia.

Los históricos murales pintados por el artista César Bustillo, hijo del arquitecto del hotel
En el lobby se encuentra este cuadro que recuerda la histórica Cumbre de las Américas del 2005 que se llevó a cabo en el Provincial, donde los países latinoamericanos expresamos nuestro rechazo al ALCA

Sobre la historia del hotel y de quienes lo frecuentaron podemos hablar largo y tendido. Pero vamos a ir al grano y haremos nuestra reseña de la estadía.

A favor:

  • Por supuesto la ubicación es inmejorable, en pleno centro de Mar del Plata y frente a la playa.
  • La habitación era grande, especialmente la cama, súper cómoda. Baño moderno.
  • Disfrutamos muchísimo las piletas climatizadas. Fueron días muy frescos y las aprovechamos un montón.
La habitación standard donde nos hospedamos, con cama king y TV Led
El hotel cuenta con dos piletas climatizadas cubiertas

En contra:

  • Si bien afortunadamente la renovación mantuvo la impronta, esencia y el estilo del edificio, la habitación nos resultó incompleta y “desactualizada” respecto de otros hoteles 5 estrellas en los que hemos estado. Por ejemplo, no había pava eléctrica ni frigobar y faltaban tomacorrientes.
  • El wifi era algo débil.
  • El desayuno estaba bien pero le faltaban opciones calientes como omellettes o huevos revueltos que es algo que ya ofrecen hoteles argentinos de similares características. Y algo que realmente nos dificultó descansar: faltaban alfombras en los pasillos donde se encontraba nuestra habitación y el piso rechinaba muchísimo cuando la gente pasaba. No es un detalle menor, se escuchaban todos los ruidos.
Desayuno en el bellísimo comedor

En resumen es una experiencia linda hospedarse en un lugar histórico y tan bello. Pero creemos que se deberían modernizar un poco las habitaciones, desde ya conservando sus detalles históricos. Sobre todo porque el precio no es nada accesible.

Igualmente nos gustaría regresar y algún día tomar su servicio de té (que ya vimos en fotos y se ve muy bien) y utilizar su pileta exterior, con una temperatura un poco más agradable. Y, por supuesto, ¡llevar a Nico!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*