Conociendo el restaurante de Manos de Piedra Durán y ¿a él también?

A fines de mayo de 2018 tuvimos la chance de conocer Panamá durante una semana gracias a una “promo loca” de Aeroméxico. Nunca sabremos si fue realmente una promoción o una tarifa error, lo cierto es que no dudamos y aprovechamos. Si decimos Panamá, pensamos en dos cosas: el Canal y en Manos de Piedra Durán.

Siempre fue nuestro deseo conocer el Canal de Panamá, una obra colosal finalizada hace más de 100 años que cambió para siempre la navegación y el comercio mundial. Imaginábamos poder hacer la visita durante una escala o “stop over” (nombre que se le da a una parada que puede ser de un día o más durante una conexión de un vuelo). Pero apareció esta posibilidad y sin dudas vale la pena dedicarle varios días a este país.

Uno dice Panamá y además del Canal hay un nombre que sobresale: Roberto Durán, más conocido como “Manos de Piedra”. Si, manos, en plural.
Es sin dudas el deportista más importante de la historia de su país y mundialmente reconocido como el mejor peso ligero de todos los tiempos. Además, fue quíntuple campeón mundial.

Durán tuvo una participación en Rocky 2 haciendo de sparring

Nos enteramos que tenía un restaurante en la ciudad y muchísimos comentarios indicaban que él solía estar presente y se acercaba a las mesas a saludar y conversar un rato con los comensales.
Fuimos entusiasmados porque ¿cuántas veces se tiene la posibilidad de estar mano a mano con una leyenda del deporte?

Aterrizamos en Panamá un domingo después del mediodía y esa misma noche nos pedimos un Uber para ir al restaurante. Si bien nosotros éramos cuatro (nos acompañaron en esta aventura nuestros amigos Maxi y Gustavo) el servicio de Uber es baratísimo para moverse por Panamá.
Nos tocó una conductora con la que fuimos conversando animadamente pero al llegar al punto indicado en el mapa nos encontramos con una calle oscura y sin ningún restaurante cerca. Dimos unas vueltas sin éxito mientras la ella les preguntaba a los peatones sobre el restaurante de Durán. Ninguno sabia no solo donde estaba, sino de su existencia.

Duran
Aquí podemos ver que el apodo es en plural: Manos de Piedra Durán

Acá empezamos a notar ciertas formas de ser y de manejarse de los panameños que quizás profundicemos en algún post futuro. Nos mirábamos atónitos sin entender como nadie sabía nada de su máximo ídolo.
No contábamos con datos para acceder a internet por lo que le pedimos a la conductora si podía buscar la dirección en su celular. Pero ella no entendía, ponía la misma dirección por la que habíamos pasado antes pero ahora en Google Maps, así que terminamos de nuevo en la calle oscura sin locales a la vista por la que pasamos minutos atrás.
Luego de insistir, finalmente encontró en Google una nota donde mencionaba que el restaurante se había mudado hace poco con una gran fiesta de inauguración pero nadie en Panamá parecía tener registro de ello.

Durán
Costó, pero llegamos

Casi una hora después de haber salido de nuestro hotel, llegamos al bendito lugar que se llama Stone Sport Cafe. Se notaba que estaba nuevo, tenía muchísimos objetos y recuerdos del gran púgil panameño, un ring en un costado y varias fotos de momentos históricos.

El recorrido desde nuestro hotel hasta el restaurante. Dimos algunas vueltas ¿no?
Casi una hora para hacer un viaje de 15 minutos

El lugar estaba semi vacío por lo que pudimos elegir mesa a gusto. Al llegar nuestra camarera le comentamos que veníamos de Argentina con la ilusión de poder conocer a Roberto y que tenía su libro autobiográfico recién comprado esperando su firma a lo que nos respondió que iba a hacer un llamado y nos avisaba.

durán

Mientras fuimos revisando la carta y para nuestra desilusión la camarera nos dijo que Roberto hoy no iba a estar presente, que había estado ayer y probablemente el martes volvería pero nosotros ya teníamos toda la agenda armada y no iba a poder darse el encuentro.
No obstante comimos muy bien, había varios platos inspirados en recetas de su madre y otros tantos tradicionales.

Exquisito. La carta aseguraba que era una receta de la madre de Roberto

Un momento curioso se dio a la hora de pedir la cuenta cuando nos preguntaron si queríamos dividirla por cuatro y le indicamos que no, que sea una sola cuenta. Sorprendida nos volvió a preguntar y le dijimos que no era necesario.
Cuando volvió con sus compañeros escuchamos como se los comentaba incrédula y entre risas. Recién comenzaba el viaje y todavía nos faltaba mucho para entender y acostumbrarnos a los panameños.
Les pedimos el Wifi para solicitar un Uber de regreso y tras unos momentos de duda nos lo brindó.

El recorrido de regreso, nada que ver el precio y la duración del viaje respecto a la ida

Así terminaba nuestro primer día en Panamá, sin encuentro con el campeón pero por lo menos con la panza llena y una interesante anécdota para contar.

2 comentarios

  1. Recuerdo ese gran día!! Cómo nos reímos con la chofer de Uber que estaba completamente perdida, “In balls” en nuestro dialecto, pero al fin llegamos y degustamos de esos grandes platos.
    Un abrazo y me hicieron recordar nuevamente lo bien que pasamos.
    Maxi

2 Trackbacks / Pingbacks

  1. Itinerario e impresiones de un viaje (inesperado) a Panamá – Viajes Para Nico
  2. Recorriendo el casco antiguo de la ciudad de Panamá - Viajes Para Nico

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*